Nuestro cuerpo funciona de manera integral, es decir, establece un equilibrio entre los ingresos y los egresos, especialmente en el funcionamiento energético. Bajar de peso es una prioridad para muchas mujeres que desean lucir un cuerpo más delgado y esbelto.

El té chino constituye una alternativa, que se basa en varios aspectos que deben tenerse en cuenta, ya que consiste en más que solamente ingerir una bebida.

El té chino consiste en una ritual en donde predomina la tranquilidad y la serenidad, que estimula un encuentro interior, permitiendo que todos los beneficios del té chino ingresen al organismo. El té chino proporciona sustancias que activan el metabolismo energético del cuerpo, contribuyendo a la degradación de tejido adiposo, eliminación de los productos de desechos y toxinas.

Se deben consumir entre 3 a 4 tazas de té chino de forma diaria, distribuidas a lo largo del día, evitando su consumo nocturno.

Los beneficios del té chino se incrementan con el acompañamiento de un plan de ejercicios aeróbicos de una hora de duración diariamente. Los mismos contribuyen al gasto energético, fortalecido por una degradación grasa intensa, contribuyendo a lograr los beneficios de bajar de peso de forma más rápido.