Desde la antigüedad el movimiento corporal ha estado asociado al plano laboral, realizar trabajos de esfuerzo físico diariamente. A partir de la década del 20 y 30 comenzó a ocupar un lugar destacado el baile, el cual consistía en mover el cuerpo de acuerdo a la música, siempre interpretada en vivo.

A las pocas décadas comenzó a desarrollarse el aerobic, que consistía en movimientos repetitivos como forma de ejercitar todos los grupos musculares y realizar actividad física. Con el avance tecnología surgieron programas de televisión que estimulaban la realización de aerobic en nuestra propia casa. A medida que pasó el tiempo fueron aparecieron variantes, como el step e incluso el fitness.

En ese contexto nace el método Pilates, una gimnasia que implica un esfuerzo aeróbico pero no genera gran desgaste ni cansancio. No es necesario conocer una amplia gama de movimientos ni coreografías como para el resto de las variaciones del aerobic. Encuentra gran aceptación en las personas y tiene un éxito muy rápidamente lo que sorprende a muchos.

Actualmente existen muchos lugares que ofrecen su práctica y aprendizaje, los cuales deben contar con profesionales capacitados en las técnicas y un lugar acorde para su realización por parte de todos los integrantes de una familia.