Miles de mujeres en todo el mundo están preguntándose encarecidamente si existe alguna fórmula mágica para preservar la figura atlética y juvenil. Una gran cantidad de hombres también se debaten con esta problemática y es que -después de todo- ¿quién no quiere verse y sentirse bien?

Para las plegarias de muchos que no son adeptos a las rutinas de ejercicio más crudas, surgió el pilates. No hay que dejarse engañar, no por su elegancia y delicadeza significa que el pilates es un ejercicio muerto, de hecho, sus resultados son realmente sorprendentes.

Adelgaza y tonifica

Lo primero que podrás notar cuando tengas cierto tiempo en esto es que tu cuerpo empezará a adelgazar y a tonificarse, dando los primeros pasos para una figura hermosa. El pilates no incrementa el volumen de los músculos, como lo hace el levantamiento de pesas, por ejemplo. Y además fortalece todos los músculos en muy pocas repeticiones y a través del estiramiento te permitirá sacar el ácido láctico del cuerpo con relativa facilidad, esto hará ver tu cuerpo magro.

Adiós al estrés

Pilates tiene un efecto maravilloso: permite que te relajes profundamente a la par de que estás ejercitándote. Todo reside en la manera de respirar, muy similar a disciplinas como el yoga: exhalaciones e inhalaciones profundas, la mente descansa ampliamente y se sincroniza con los movimientos de tu cuerpo, y mientras haces esto contraes abdomen y glúteos con cada respiración. Este ejercicio de movimientos puntuales relaja el cuerpo y da calma a la mente, tal y como la meditación y el yoga. Lo maravilloso es que puede reducir los niveles de cortisol, y aumenta la rapidez con que tu cuerpo quema la grasa que se acumula en la barriga.

Otorga fuerza

En el control de la respiración y la contracción del abdomen recae todo el éxito de este ejercicio tan afamado, apenas empieces a ejercitarte no tardarás en ver una mejora en tu postura y aunque no hace brotar un six pack mágicamente en tu abdomen, sí lo tonifica de una forma muy elegante. Además, fortalece los músculos de la espalda, algo sumamente útil para sobrellevar la edad, la rutina y otras cosas rudas de la vida.

Es capaz de reducir la inflamación

Existe otro beneficio en el pilates muy práctico, y es que es capaz de mejorar el sistema linfático, incrementando su movimiento y en consecuencia permitiendo que se drene de manera más eficiente toda toxina del cuerpo. Además, reduce las inflamaciones… un beneficio tanto saludable como estético.