La vitamina D es uno de los nutrimentos que más solemos escuchar que benefician a la salud de los huesos. De hecho el mensaje de consumir vitamina D nos es bombardeado todos los días a través de medios de comunicación y en las etiquetas de muchos productos que consumimos a diario. Sin embargo nunca se nos explica ¿Qué es la vitamina D? y ¿Cuáles son las funciones del mismo?

En primer lugar hay que mencionar que la Vitamina D, también conocido como calciferol, es un esteroide. Esta vitamina puede ser tanto asimilada de los alimentos que ingerimos día a día o también puede ser sintetizada por nuestro propio cuerpo por lo que de forma general las personas no suelen tener deficiencias de este compuesto. Sin embargo, conforme vamos creciendo los niveles de la Vitamina D pueden disminuir y traer serias consecuencias de salud.
La Vitamina D la podemos encontrar en un sinfín de alimentos, los principales incluyen la leche y el huevo, aunque existe una larga lista de alimentos a los cuales se les adiciona este componente. Por el otro lado, la Vitamina D la podemos formar a partir del colesterol que consumimos, el cual está presente en muchos de los productos animales que consumimos día a día.

Ahora bien ¿Qué hace la Vitamina D?

La Vitamina D es una sustancia que necesita estar en el medio óseo para que el Calcio (Ca +2) se pueda adherir a los huesos. Si no hay suficiente vitamina D los niveles de fijación del Calcio son inferiores.

Además de cumplir otras funciones de suma importancia como es la contracción muscular, pero ese es todo un tema aparte.

¿Y por qué es importante?

Resulta que nuestros huesos están en un constante proceso de desgaste y arreglo constantemente, al ser el soporte del cuerpo nuestros huesos están expuestos a una impresionante cantidad de estrés físico por lo que las células de los huesos, llamados osteocitos, constantemente reforman la matriz de los huesos para que esta no se desbarate.

De acuerdo a estudios, un hueso cualquiera podría llegar a fracturar en 1 min con las oscilaciones de nuestro cuerpo si los ostocitos no estuvieran en constante funcionamiento.

La deficiencia de Vitamina D produce diversas enfermedades, las principales incluyen el raquitismo, la ostomalacia y la osteoporosis.