La naturaleza y nuestro entorno cambia según las estaciones, por lo que nosotros también deberíamos hacerlo. La llegada del otoño hace que nuestro cuerpo varíe, con nuevas necesidades y algunos cambios que pueden afectar a nuestra salud si no prestamos especial atención a la prevención.

La medicina Ayurveda nos enseña que somos parte de la misma ecología, ya que el cuerpo está muy influenciado por el entorno externo. Es un estilo de vida que apoya vivir y comer en sintonía con las estaciones, para promover el buen funcionamiento del organismo y la prevención de algunas enfermedades.

Los parámetros de la Ayurveda

Por lo tanto, la prevención de enfermedades para mantener la salud es el principal objetivo del Ayurveda. El primer reto consiste en lograr un cambio de alimentación y estilo de vida junto al salto estacional. De hecho, muchas de las enfermedades que afectan a nuestra sociedad actual como la diabetes, la hipertensión, la obesidad, la artritis y la depresión están directamente relacionadas con los estilos de vida de la sociedad moderna.

Esto significa que se puede conseguir un cambio, está en nuestras manos modificar estos estilos de vida y adoptar un nuevo modelo que permita seguir unas rutinas más saludables y equilibradas.

Cambios estacionales

La alimentación con la llegada del otoño

Es importante aumentar el consumo de frutas y verduras. La dieta debe adaptarse a medida que cambian las estaciones para permitir que el cuerpo obtenga los nutrientes específicos que necesita para prosperar en un clima cambiante.

Debes comer de manera estacional, es decir, elige los alimentos que están naturalmente disponibles en esta época del año. Algunos ejemplos como calabaza, batata, calabacín, nabo, zanahoria, remolacha, rúcula, col rizada o coles de Bruselas. También puedes disfrutar de la fruta de temporada: granadas, manzanas, arándanos, peras y uvas.

Busca tiempo para la relajación

Relájate 10 minutos al día. Las exigencias y el estrés de la vida diaria nos están cobrando un precio enorme. Estamos demasiado ocupados, por lo que es fundamental tomarnos un tiempo para relajarnos.

La relajación es la medicina que necesitamos para equilibrar, restablecer y refrescar nuestras mentes y cuerpos. Un cambio de estación es el momento perfecto para invitar a la relajación a su vida diaria. Puedes aprovechar para practicar algún tipo de meditación. A veces basta con alejarte del mundo y de tu pantalla (TV, teléfono, ordenador…) por un tiempo.

Practica ejercicio físico

Deberías hacer algún tipo de ejercicio o deporte durante 30 minutos al día. El otoño es una buena época para empezar con unas rutinas o tareas que supongan una actividad física intensa, o de menor grado dependiendo de tu forma física o de tu edad.

Si no estás acostumbrado a moverte, puedes empezar con una caminata de 15 minutos, sumando otros 15 para la vuelta. Luego, añade cinco minutos más a la semana. Recuerda que se recomiendan 150 minutos de ejercicio por semana. Aprovecha antes de que el clima se vuelva demasiado frío, aunque también puedes practicarlo desde casa, siguiendo unos ejercicios sencillos o comprando, si lo deseas, unas herramientas apropiadas para montarte un pequeño gimnasio en la habitación.

Duerme entre 7 y 8 horas al día

Nuestros cuerpos siguen un ritmo circadiano y esto depende de la consistencia, especialmente a medida que la luz solar se vuelve menos disponible. Una razón para celebrar los días más cortos: con menos luz del día, se obtienen más horas de sueño.

Las investigaciones han demostrado que cuanto más erráticos sean tus patrones de sueño, mayor será tu riesgo de desarrollar obesidad, hipertensión, niveles elevados de azúcar en sangre, enfermedades cardíacas y depresión. Por ello, debes establecer una hora para acostarte y otra para despertarte los siete días de la semana.

Cuida tu bienestar en otoño

Es obvio que esto es algo que no solo se debe limitar a una sola estación. Debes ser feliz y promover tu bienestar durante todo el año. Pero es cierto que en otoño tendemos a quedarnos en casa y socializar menos, lo que puede influir negativamente en nuestro estado de ánimo.

Rodéate de personas a las que quieres, si no puedes hacerlo en persona recurre a las nuevas tecnologías para contactar con amigos y familiares. Puedes llamarles, incluso mediante una videollamada, cada pocos días para verificar cómo están y si necesitan ayuda.

Referencias

Thakkar J, Chaudhari S, Sarkar PK. Ritucharya: Answer to the lifestyle disorders. Ayu. 2011 Oct;32(4):466-71.