Siempre se visualiza el ejercicio como sinónimo de salud, esta afirmación es correcta. El ejercicio aporta grandes beneficios a nuestra salud. Pero existe un mito en el imaginario colectivo de que la mayor práctica del ejercicio aporte mayores beneficios.

No hay ningún estudio que demuestre que hay una relación entre la cantidad de horas de práctica de ejercicio o deporte y el incremento de los beneficios sobre el organismo. Si hay un mínimo deseable para obtener los beneficios cardiovasculares, no realizar menos de 3 veces semanales, una hora mínimo cada vez.

Superando este mínimo de horas semanales ya podremos estar tranquilos que estaremos mejorando nuestro corazón y pulmones de forma importante. Si queremos practicar más horas de un deporte a la semana, no nos va a perjudicar, pero no perdiendo el concepto de que toda actividad es necesaria realizarla en su justa medida, ambos extremos pueden llegar a ser perjudiciales.

No olvidar que hay que mantener un adecuado equilibrio, no es necesario realizar deportes todo el día, ni a nivel profesional para mejorar nuestra salud. El deporte profesional es una actividad que no está apta para todos, ya que requiere un nivel de esfuerzo físico y mental importante.