El ejercicio aporta grandes beneficios para nuestra salud, algunos implican resistencia o pueden ser basados en la fuerza. Los ejercicios no aeróbicos o anaeróbicos son aquellos que ponen en juego la fuerza de la persona.

Son ejercicios anaeróbicos ya que implican un elevado consumo de energía, y la misma se obtiene sin la presencia del oxígeno en los músculos. Por este motivo estos ejercicios se pueden realizar en breves lapsos de tiempo, como en el levantamiento de pesas o los ejercicios abdominales. Son ejercicios muy intensos pero de corta duración.

Este tipo de ejercicios es utilizado por los fisicoculturista para adquirir un mayor desarrollo de la masa muscular de su cuerpo; y por los deportistas profesionales para adquirir mayor resistencia.

Hay que tener en cuenta, que todo ejercicio anaeróbico siempre se inicia con un ejercicio aeróbico de calentamiento que permite una adecuada oxigenación de la sangre y que todos los músculos se activen. No significa que un tipo sea mejor que el otro, cada ejercicio logra resultados diferentes dependiendo de lo que cada persona desee alcanzar. Es importante contar con una profesional que pueda orientarnos al momento de realizar los diferentes ejercicios para realizarlos correctamente y cuidar nuestra salud.