No siempre se dispone de tiempo para realizar actividad física, las largas jornadas laborales en conjunto con múltiples obligaciones familiares llevan a que la práctica de ejercicio sea postergada. Además hay que sumarle el tiempo que implica concurrir a un gimnasio, por este motivo han crecido últimamente el uso de aparatos para realizar actividad física en el propio hogar. Un ejemplo es la bicicleta ergométrica, la cual puede instalarse en cualquier habitación de la casa, siempre está disponible para ser utilizada.

Dentro de las ventajas es que permite su utilización para realizar un ejercicio aeróbico beneficioso para la salud cardiovascular independientemente de las condiciones climáticas externas y permite hacer otras actividades simultáneas como mirar televisión o escuchar música. Además implica una mayor seguridad en la realización de actividad física, ya que no estamos expuestos al tránsito ni a posibles robos cuando salimos en una bicicleta tradicional por un espacio abierto.

Dentro de las desventajas es no realizar actividad física al aire libre, para mejorar nuestro estado de ánimo y lograr una mejor oxigenación corporal.

Sin duda, que la bicicleta ergométrica es una excelente opción para ser utilizada toda la familia porque es cómoda y está siempre disponible para ser utilizada por todos.