La alimentación deberá aportarnos todos los nutrientes necesarios para un correcto funcionamiento corporal. El aporte de los macronutrientes está integrado por glúcidos, proteínas y grasas, las cuales aportan sustancias al organismo y energía.

Para toda persona que realice actividad física moderada o se encuentre en entrenamiento deportivo se deberá controlar el adecuado aporte de proteínas. Las mismas están contenidas en la carne, leche entera, queso y otros productos lácteos.

Las proteínas permiten generar más fibras musculares como forma de aumentar su masa y fuerza al momento de realizar diversos movimientos. La práctica habitual de actividad física, especialmente el entrenamiento en un gimnasio permitirá desarrollar y aumentar la masa muscular.

El aporte reducido de proteínas en el alimento que ingerimos no permitirá ganar masa muscular en nuestro cuerpo.

Hay que tener en cuenta, que el mayor consumo de proteínas en la dieta no asegura mayor masa muscular, siendo que solamente se obtiene esta última a través de la ejercitación muscular.

Un aporte exagerado de proteínas en nuestra dieta contribuye al aumento de peso, porque todas las proteínas que ingerimos y que no son utilizadas por el organismo se transforman en adipositos (grasa), contribuyendo al aumento de peso.