Es habitual en esta época del año que tras los catarros y resfriados la nariz se irrite y nuestros labios resulten agrietados, ya que la combinación de mucosidad, el uso continuado de pañuelos y el frío provoca en ellos una irritación y enrojecimiento intensos. Por eso, teniendo en cuenta que es una de las zonas mas sensibles, es esencial mantenerlos correctamente hidratados.

Para cuidarlos bien aplica habitualmente un hidratante labial siempre que sea necesario, ya que este tipo de productos además de nutrirlos e hidratarlos son beneficiosos en los casos de herpes labial o erupciones.

Trata de utilizar bálsamos hidratantes en lugar de maquillarlos con colores permanentes, pues esto secan y agrietan aún mas la zona. Estos han de contener entre otras cosas ceras naturales, vitamina E y nutrientes como la manteca de karité que ayudan a mantener unos labios sanos y suaves.

Antes de aplicar en ellos cualquier de estos productos deberás exfoliar bien la zona. Puedes ayudarte con un cepillo de dientes blando y una gota de pasta dental. A continuación deberás aclarar bien los labios y extender sobre ellos el bálsamo suavemente.

Para mantener los labios sanos también es importante mantener una adecuada higiene bucal, pues de esta forma evitaremos que los gérmenes buco dentales puedan afectarles. Procura cepillarte tras cada comida y ser constante en cada uno de los cepillados.

Por último, te recomendamos también beber mucha agua, pues así mantendremos el grado de humedad que nuestros labios necesitan.