Una actitud positiva y una correcta alimentación son la clave para conseguir ser feliz. En esta época del año es posible que con el frío, nos sintamos espacialmente desanimados. Para remediarlo lo mejor es tener una actitud positiva e introducir pequeños cambios en nuestras costumbres.

Podemos potenciar el estado de ánimo estimulando la producción de endorfinas en nuestro cuerpo. Estas se consideran una clase de neurotransmisores y son llamadas por ello las “hormonas de la felicidad” ya que cuando el cerebro segrega endorfinas inmediatamente nos sentimos relajados, satisfechos y contentos.

Las endorfinas se aumentan mediante tres pautas; realizando ejercicio, manteniendo una mentalidad positiva y una dieta adecuada.

Ejercicio

Hay que realizar actividad física diaria de tipo aeróbico, a ser posible al aire libre. Conseguiremos aumentar la producción de endorfinas si los acompañamos previamente de los estiramientos correspondientes y si los complementamos con ejercicios de relajación como el yoga al o el tai-chi.

Mentalidad positiva

Debemos procurar derivar nuestros pensamientos hacia las circunstancias que aportan felicidad a nuestras vidas. Es aconsejable para evadir los problemas realizar actividades con la familia o amigos y fomentar las aficiones (leer, escribir, escuchar música…).

Dieta

Hay que mantener una dieta equilibrada y rica en alimentos antioxidantes, en concreto los que contienen selenio, zinc y magnesio. Hay alimentos que fomentan la liberación de serotonina, que es una sustancia que genera placer al mismo tiempo que mejora el humor. Algunos alimentos como el chocolate, la carne o el pescado potencian su producción notablemente.