Con el calor, la sensación de pesadez, calambres, tirantez y cansancio en las piernas se acentúan notablemente, por eso hay que tratar de mejorar la circulación y tratar de mantener unas piernas sanas evitando malos hábitos y aplicando algunos nuevos a nuestra vida diaria.

Antes de continuar leyendo recuerda que la sangre circulará mejor si tomas alimentos ricos en potasio, como frutos secos y algunas frutas. Por lo contrario, la grasa perjudica a la misma, por eso se recomienda no abusar de alimentos que la contengan como la carne.

Los hábitos que has de evitar son los siguientes:

– No permanezcas de pie y sin moverte por mucho tiempo, pues al estar en esta posición se pierde la acción de bombeo de los músculos de las mismas favoreciendo al enlentecimiento sanguíneo.

– Evita sentarte con las piernas cruzadas durante un largo periodo de tiempo. Aunque esta sea una posición elegante resulta perjudicial para tus piernas.

– No sometas tus piernas a fuentes de calor directa, pues las venas de las mismas se dilatarían rápidamente empeorando la circulación.

– Procura evitar los pantalones apretados que dificulten el retorno venoso, especialmente durante el verano.

– No utilices zapatos planos ni tampoco muy altos. El tacón recomendado es de 3 o 4 centímetros.

Para mejorar la circulación puedes añadir los siguientes hábitos a tu vida cotidiana:

– Utiliza medias de compresión.

– Camina o nada si es posible habitualmente. Es aconsejable caminar 30 minutos cada día para tonificar y dar firmeza a tus piernas. Por otro lado la natación las fortalece considerablemente.

– Por último, te recomendamos ducharlas con agua fría regularmente.