Los baños de vapor fueron difundidos en la historia del lado de los turcos y los romanos en sus grandes estructuras que ya todos debemos conocer por diferentes películas.

En la actualidad, los baños de vapor son utilizados con un fin más estético permitiendo literalmente a que el cuerpo respire produciendo que los poros se abran y dejen salir los excesos que la misma piel recopila día a día.

La manera ideal de realizar un baño de vapor como corresponde, no es cosa simple, no concluye con sólo ingresar al lugar donde el calor sea suficiente dado que todo tiene un proceso.

Los pasos ideales para poder tomar un baño de vapor se repiten en el siguiente orden:

1- Ducharse con agua caliente

2- Ingresar al duchador de vapor desnudo/a o con traje de baño

3- Sentarse sin preocupaciones en el baño de vapor por aproximadamente 10 a 15 minutos.

4- Salir del baño y ducharse con agua tibia (siempre inicien por los pies)

5- Tomar un poco de aire fresco y relajarse

6- Repetir los pasos 1 al 5 una vez más.

Es recomendable para el correcto cuidado del cuerpo que la sesión de vapor se realice de 2 a 3 veces por semana y durante un período de 20 a 30 minutos en el baño de vapor.