Nuestro cuerpo está conformado por una gran cantidad de órganos que participan en múltiples funciones. A medida que pasan los años los órganos comienzan a funcionar más lentamente y los músculos van perdiendo su elasticidad y tonicidad natural llevando a una menos elasticidad.

Esta situación también ocurre con el piso pélvico de la mujer, el cual está conformado por masas musculares. Las mismas pueden verse sobreestimadas en el trabajo de parto.

Ejercitar el piso pélvico con el método Pilates permite disminuir la incidencia de problemas urinarios como incontinencias, los prolapsos y problemas para movilizar el intestino.

Realizando algunos ejercicios del método Pilates se podrá trabajar los distintos grupos musculares que conforman el piso pélvico para lograr una adecuada masa muscular y tonicidad. No hay que esperar a la tercera edad para trabajarlos, se puede comenzar  desde joven para evitar problemas y complicaciones futuras. Es ideal comenzar a trabajar el piso pélvico de forma previa al embarazado como forma de prevenir algún tipo de lesión que pueda suceder.

El trabajo y la ejercitación habitual de los músculos del piso pélvico pueden lograr excelentes resultados a largo plazo, motivo por el cual debe incluirse en toda rutina de ejercicio con el método Pilates.