Los músculos forman parte de nuestro sistema osteo articular, lo que nos permite desplazarnos y realizar movimientos de los más variados. Los músculos producen calor como resultado de su contracción y relajación a través de los ejercicios aeróbicos, con la ventaja de quema de calorías.

Los ejercicios aeróbicos que implican una mayor demanda de oxígeno contribuyen con el gasto calórico del cuerpo además de aumentar la masa muscular.

En todo plan para bajar o mantenerse en el peso adecuado los ejercicios aeróbicos son uno de los pilares del tratamiento. Habitualmente las personas refieren no tener tiempo para asistir a un gimnasio para su realización, lo que implica el abandono de los mismos.

Existen algunos ejercicios aeróbicos sencillos que pueden realizarse con las actividades de la vida diaria. Subir por la escalara, en lugar de utilizar el ascensor, consiste en un muy buen ejercicios de las masas musculares a nivel del muslo.

Salir a caminar a paso rápido mientras se pasea al perro varias veces al día, produce excelentes beneficios al igual que ir una jornada al gimnasio.

Utilizar la bicicleta en los recorridos cortos posibilita una ejercitación aeróbica progresiva, que posibilita la realización de un beneficio para nuestra salud casi sin darnos cuenta.