A medida que pasan los años, la producción de ciertas vitaminas y otros componentes “juveniles”, como el ácido hialurónico, que está directamente relacionado con unas articulaciones sanas y una piel flexible e hidratada, se ralentizan de manera considerable por nuestro cuerpo.

Aunque este proceso de envejecimiento es natural y no se puede frenar por completo, hay cosas que puede hacer para disminuir la pérdida de ácido hialurónico y retener el que ya tenemos.

Por supuesto, al igual que otros factores que influyen, la dieta y el estilo de vida juegan un papel fundamental en nuestros niveles de ácido hialurónico.

¿Qué es el ácido hialurónico?

El ácido hialurónico se clasifica como glicosaminoglicano, una sustancia que se une a las proteínas colágeno y elastina para ayudar a formar el cartílago, un tejido conectivo muy importante en el cuerpo.

Debido a que el ácido hialurónico forma parte de cada célula y tejido de nuestro cuerpo (y hasta un 50% del ácido hialurónico de nuestro cuerpo se localiza en la piel) es un componente que tiene una gran variedad de funciones. Entre ellas se encuentran:

  • Mantener el cartílago de las articulaciones fuerte y flexible.
  • Lubricar las articulaciones
  • Entregar nutrientes a las células
  • Sacar toxinas de las células.
  • Bloquear la humedad en la piel promoviendo una apariencia juvenil

Nuestro cuerpo produce ácido hialurónico de forma natural pero, con la edad, la cantidad producida disminuye.

Aunque la disminución del ácido hialurónico es una de las consecuencias del proceso de envejecimiento natural, algunos factores pueden acelerar la velocidad a la que se destruye.

¿Cómo se destruye el ácido hialurónico?

La producción de ácido hialurónico disminuye debido a dos tipos de factores: intrínsecos y extrínsecos.

Los factores intrínsecos son aquellos que ocurren dentro del cuerpo de manera natural y que, aunque pueden ser ralentizados, no se pueden llegar a detener por completo.

En el caso del ácido hialurónico, la destrucción intrínseca tiene que ver con las hormonas. A medida que envejecemos, los niveles de estrógeno y testosterona disminuyen, lo que resulta en una pérdida de ácido hialurónico y humedad de la piel.

Por otro lado, el ácido hialurónico también puede ser destruido por factores externos, que son aquellos que se dan fuera de nuestro cuerpo pero que aun así podemos controlar.

Uno de los factores extrínsecos más importantes es la exposición a los rayos solares. De acuerdo con un reportaje publicado en 2012 por Dermato Endocrinology, la pérdida de ácido hialurónico comienza a los cinco minutos de exposición a los rayos ultravioleta o UV.

Alimentos ricos en ácido hialurónico

Según un artículo publicado en octubre de 2012 por el International Journal of Research in Chemistry and Enviroment (Varsovia), el ácido hialurónico no está disponible en ningún alimento en cantidades significativas.

Sin embargo, hay ciertos minerales que están involucrados en la creación de ácido hialurónico y aumentar las cantidades de estos nutrientes que se obtienen de la dieta pueden ayudar a aumentar el ácido hialurónico que produce nuestro cuerpo. También hay que tener en cuenta los beneficios de los suplementos de ácido hialurónico, ya que es la mejor forma de asegurar que el componente se mantenga en nuestro cuerpo.

Una carencia de magnesio (o no consumir lo suficiente en nuestra dieta) podría causar una bajada de los niveles de ácido hialurónico. Por ello es importante asegurarse de ingerir una cantidad suficiente de ácido hialurónico.

Dependiendo de la edad, nuestro cuerpo necesita entre 310 y 420 miligramos de magnesio al día, pero hay que tener en cuenta que solo un 30 o 40 por ciento del magnesio que ingerimos es absorbido por nuestro organismo. Algunas de las fuentes naturales de magnesio son:

  • Almendras
  • Anacardos
  • Cacahuetes / manteca de cacahuete
  • Espinacas
  • Habas
  • Edamame
  • Aguacate
  • Papas blancas
  • Arroz integral
  • Yogur
  • Salmón

Tomar suficiente zinc

Una dieta muy baja en zinc también está asociada a un descenso del ácido hialurónico, por lo que debes tratar de ingerir entre 8 miligramos (en el caso de las mujeres) y 10 (los hombres).

De acuerdo con el Instituto Nacional de Salud, se puede aumentar la cantidad de ácido hialurónico presente en nuestro cuerpo de manera natural al incluir fuentes alimenticias de zinc, entre las que se incluyen:

  • Ostras
  • Carne de vaca
  • Cangrejo
  • Langosta
  • Cerdo
  • Pollo (carne oscura)
  • Semillas de calabaza
  • Yogur
  • Anacardos

Suplementos de ácido hialurónico

Pese a la creencia popular, este componente no está enfocado únicamente a la piel. Tomar suplementos de ácido hialurónico también ayuda a la buena salud y el cuidado de nuestras articulaciones.

La suplementación con ácido hialurónico ayuda a aliviar los síntomas en personas con osteoartritis leve a moderada debido a que lubrica las articulaciones y protege el cartílago.