La práctica de Pilates está dirigida a toda persona que tenga interés en el mismo. Se requiere un espacio adecuado y contar con el apoyo de una persona especialista que conozca del tema para una adecuada guía del método.

Está dirigido a personas de todas las edades, sexo o condición física. No es necesario ser un deportista para ingresar en el mundo del Pilates. Es ideal para todas aquellas personas que hayan sufrido o sufren algún problema físico o una lesión y requieran de un proceso de rehabilitación.

Un profesional de la salud puede recomendarlo para que sea realizado por una persona en proceso de rehabilitación de un problema en sus huesos, articulaciones o músculos.

También para las personas que tengan una tensión o estrés permanente de su estilo de vida, o problemas personales, familiares o laborales. Se puede lograr un alivio de la tensión y contribuir con el bienestar integral de la persona.

El método Pilates también contribuye a que las personas adquieren hábitos de posturas correctos, como forma de evitar posibles dolores y problemas en el futuro cercano.

No hay contraindicaciones para practicar el método Pilates, sólo es necesario contar con un asesoramiento adecuado y un tiempo para dedicarle.