La columna vertebral está constituida por una serie de huesos denominadas vértebras. A través de la misma pasa un cordón nervioso, la médula espinal, que emite y recibe nervios hacia todo el cuerpo, permitiendo percibir sensaciones y realizar todo tipo de movimientos voluntarios.

Al momento de realizar ejercicio del método Pilates se debe cuidar la columna vertebral evitando mantener posturas inadecuadas que aumenten las curvaturas normales, también trabajando la musculatura de los miembros inferiores que contribuya a un mejor soporte del peso corporal. Mantener un peso adecuado mejora la salud de la columna vertebral permitiendo evitar futuras lesiones y dolores crónicos.

La práctica de actividad física deber realizarse teniendo en cuenta todas las recomendaciones, evitando realizar esfuerzos excesivos sin la protección adecuada.

La práctica de Pilates puede contribuir a una mejor estabilización de la columna vertebral ya que se realiza a través de movimientos lentos y progresivos, que mejora las articulaciones vertebrales.

La columna vertebral es un sector del cuerpo que se cuida poco, y nos acordamos de él cuando comenzamos a tener dolores de la misma, indicando que hemos llegado tarde a la prevención de las posibles lesiones producidas por la realización de actividad física de forma inadecuada.