La vida diaria contribuye a tener un nivel de estrés elevado. El estrés es producido por la liberación de sustancias a nivel sanguíneo que actúan a nivel de todos los órganos del cuerpo. Si las mismas se mantienen por largos periodos de tiempo aumentan las probabilidades de sufrir problemas de salud diversos, desde hipertensión arterial hasta ataques cardíacos. Por este motivo la relajación constituye una práctica esencial para conservar el equilibrio corporal.

El método Pilates contribuye en el desarrollo de técnicas de relajación que permiten mejorar la salud del organismo. Lograr un buen estado de relajación y tranquilidad no resulta simple, requiere tener una adecuada práctica en las técnicas correctas para lograr el máximo beneficio a nivel físico como mental y espiritual.

Una buena técnica de relajación es aquella que logra despejar la mente de las preocupaciones presentes de la persona, lo libera de tensiones, relaja el cuerpo y mejora su armonía interior. Todos los beneficios pueden obtenerse con la práctica de Pilates al menos 2 veces a la semana, que permite disfrutar un tiempo para uno mismo.

Este espacio único y de encuentro con nuestro yo interior tiene que ser reservado para la práctica de Pilates como forma de contribuir a un mejor estado de salud y bienestar integral