Las personas somos más que un cuerpo, tenemos una mente que comanda todas las funciones corporales. La mente tiene un gran poder hasta el punto que es capaz de producir enfermedades físicas frente a la presencia de ideas o enfermedades mentales.

La relajación de la mente permite lograr un estado de transición en el cual se reduce el metabolismo corporal, la frecuencia cardíaca baja, la respiración por minuto es mínima y el movimiento corporal es escaso.

Existen múltiples técnicas de relajación corporal que permiten descansar el cuerpo y liberar la mente. La relajación de la mente ocupa un lugar destacado en algunas disciplinas como el yoga o el método Pilates.

Alcanzar el estado óptimo de relajación de la mente requiere de experiencia y práctica para obtener el máximo beneficio. Se puede aprender distintas técnicas de relajación, pero algunas serán más o menos efectivas según las características de cada persona. La relajación de la mente es un paso esencial para la meditación, un estado de elevación que permite la superación individual.

Lograr un buen estado de relajación de la mente requiere esfuerzo, práctica y una disposición para la misma, considerando a la misma con un beneficio en sí mismo.